28.3.16

CUÑADOS Y PRIMOS


Mi nombre es Jaime, tengo 46 años y estoy casado desde hace 20 años con Marta. Tenemos un hijo de 18 años, que se llama Rodrigo. Esta historia comienza cuando Rodrigo, terminó la secundaria y decidió estudiar contabilidad en la universidad de Buenos Aires.

Nosotros vivimos en un pueblo del interior del país, por lo que mi hijo se debería mudar a la capital, para poder estudiar. Los gastos para solventar los estudios de Rodrigo, se nos hacían imposibles, si teníamos que alquilar un departamento, por tal motivo le pedimos a mi cuñado, que vive en dicha ciudad, si mi hijo podía quedarse a vivir con su familia hasta que pueda trabajar y poder mantenerse solo. Sin dudarlo, ni por un minuto, mi cuñado le abrió las puertas de su casa a mi hijo.

Juan, mi cuñado, es viudo, Marian, la hermana melliza de mi esposa, falleció en un accidente de tránsito hace unos años. Juan, tiene 45 años y no volvió a tener pareja, tal vez, por no ofender a su hijo, Bernabé, de 20 años.

Rodrigo, se mudó con ellos al comenzar el ciclo lectivo y me manifestó que estaba muy a gusto conviviendo con su tío y su primo. Ya a mitad de su primer año, era un alumno destacado entre sus pares, es que él tenía una ventaja sobre los demás, pues Bernabé también estudiaba contabilidad y ya se encontraba en cuarto año, por lo que le explicaba, a Rodrigo, todas sus dudas. En poco tiempo, los dos primos se hicieron muy buenos amigos, no solo compartían horas de estudio, sino que también salían juntos a bailar y practicar deportes.

Fue a mitad de ese año que, por razones de trabajo, tuve que viajar a Buenos Aires y necesitaba quedarme por una semana, así que me alojé en casa de Juan. Como la casa solo tenía tres cuartos, por esos días, Rodrigo dormiría con Bernabé, en su cuarto. Llegué un lunes y durante el día estuve haciendo trámites, ya de tarde regresé a la casa y con Rodrigo preparamos la cena, que resultó deliciosa. Después, nos pusimos a ver televisión en el living. Haciendo zapping, quedó puesto un programa de sexo y el tema era sobre el tamaño del órgano sexual masculino.

– Yo la tengo de ese tamaño.-dijo Rodrigo, cuando en el programa decían que unas vergas, eran de tamaño extra grande.

12.3.16

GEMIDOS EN LA HABITACION DE PAPA


Era jueves y uno de los profesores de la facultad había faltado a la clase por lo que aquel día pude volver a casa mucho antes de lo habitual. Sabía que no habría nadie ya que mamá se iba de viaje con su socia después del trabajo y no volverían hasta la semana siguiente y seguramente papá tampoco estaría ya que aquel jueves llevaría a la abuela al doctor y después iría al gimnasio como todos los días. Camino a casa, compré un disco que un compañero de estudios me había recomendado. Efectivamente, cuando llegué, no había nadie. Subí a mi cuarto, me quité toda la ropa ya que hacía mucho calor como era común en esa época del año y me tiré en la cama a escuchar el compacto con los auriculares. Después de escuchar un par de temas, sentí sed y decidí bajar a la cocina por algo fresco para beber. Dejé mis auriculares sobre la cama y salí del cuarto. Al abrir la puerta noté que mi papá estaba en la casa pero yo no lo había escuchado llegar. Escuché su voz viniendo desde su cuarto. Decidí pasar por allí a decirle que yo ya estaba en casa y me disponía a volver a mi cuarto a ponerme un pantalón cuando me di cuenta de que lo que venía de su cuarto no era otra cosa más que gemidos de placer. Seguro de que mi vieja no podía estar con él, lo primero que se me ocurrió fue que estaría con otra mujer poniéndole los cuernos a mi mamá. La curiosidad fue más fuerte y quise ver con quién podría estar. Su secretaria, pensé. Realmente no me extrañaba que pudiera estar con otra mujer ya que bien sabía lo sexual y lascivo que podía ser mi viejo. La puerta estaba apenas entreabierta y casi no podía ver nada pero a poco de estar allí parado junto a la puerta supe que papá no estaba con otra mujer. De hecho, no estaba con una mujer sino con otro hombre. Empecé a temblar de los nervios que me provocaba la situación tan inesperada.

3.3.16

PILLADOS POR PAPA

Mi hermano y yo empezamos a tener relaciones sexuales desde que eramos muy pequeños.
Mi hermano es alto, de piel mas blanca que la mía, con cabello rizado negro, grandes ojos verdes, con enormes pestañas rizadas. Yo soy un poco mas moreno que mi hermano, con grandes ojos oscuros, y un poco mas bajo que mi hermano, aunque claro el es tres años mas mayor.

Todo empezó una vez que estábamos jugando a pelearnos y  entre golpes e intentar inmovilizar al otro, de pronto nos quedamos abrazados el encima de mi, intentando recuperar un poco el aliento.
Yo sentí  como nuestros paquetes estaban rozándose y como su rabo se empezó a poner duro sobre el mio, haciendo que yo también empezara a empalmarme. 
A partir de esa tarde, cada vez jugábamos mas seguido y cada vez luchábamos menos y pasábamos mas tiempo abrazados sintiendo el rabo del otro. Poco a poco comenzábamos a movernos frotando nuestros cuerpos y vergas y tras unos días, optamos por quitarnos la ropa para poder sentirnos mejor.

No recuerdo como paso, pero de ahí pasamos a pajearnos mutuamente y un día yo empece a mamarle su polla.  El disfrutaba mucho, y a mi, debo reconocer, que el sabor de su semen me volvia loco.
Hasta el día que me dijo que a quería metermela por el culo, al principio me sono un poco fuerte, pero no pude resistirme a intentar ser penetrado por mi adorado hermano y yo lo deje. 
Y aunque la primera vez fue un poco doloroso nunca pensé que me fuera a gustar tanto. 
A partir de ese día todas las noches antes de dormir, se pasaba a mi cama y me dejaba bien follado y con el culo bien lleno de su corrida.
El tenia sus novias pero  ninguna sabia satisfacerlo de la forma que yo lo hacia y todas las noches seguía cogiendome. 

27.2.16

MAMA TIENE RAZON



Mi padre es propietario de un autobús con el cual sirve, en combinación con una agencia de viajes, a grupos de turistas extranjeros que visitan la isla. El mismo lo conduce y ha ganado fama de ser uno de los que mejor servicio presta...sobre todo entre las damas visitantes, quienes al regresar a sus países lo recomiendan ampliamente con sus amigas por su simpatía, su porte atlético, su pinta de "latin lover" bronceado y bigotudo y...algo más.

Papá vive solo en la isla, es decir, Mamá y los hijos vivimos en tierra firme, pues mi mamá opina que esa isla, con tantos casinos, hoteles, playas nudistas, discotecas, putas exóticas y turistas desatados no es buen lugar para criar hijos decentes. Así que Papá nos visita cuando puede, pero el distanciamiento con respecto a Mamá es cada vez más evidente.

Yo terminé hace poco la secundaria, y, mientras decido qué voy a hacer con mi vida, opté por tomarme unas largas vacaciones haciéndole compañía a Papá. Ya tengo 18 años, y aunque legalmente no estaría autorizado para manejar un autobús (hay que tener 21), lo cierto es que lo hago, pues por mi estatura, vellosidad y contextura, aparento más edad. Así ampliamos el negocio, dice mi papá, al trabajar los dos turnos. El lo conduce por las noches, llevando a los turistas a los restaurantes, casinos y discotecas y yo lo hago por el día, llevándolos a las playas, tiendas y sitios históricos.

Un día cualquiera entré a su habitación a buscar las llaves. No tenía ningún "tour" ese día, pero quería llevar el bus a hacerle servicio técnico. Por acuerdo previo, mi padre, al regresar a casa de madrugada, deja las llaves sobre la cómoda y yo, sin necesidad de despertarlo a la mañana siguiente, las tomo, me voy a trabajar y luego nos vemos a la tarde.

Al entrar me encuentro con que Papá, acostado de espaldas, se está cogiendo a una rolliza walkiria rubia de un poco más de 30 años, la cual está sentada a horcajadas sobre su verga. Sin saber qué hacer, y ya que nadie me manda a que me salga, me quedo como un idiota a ver la película.

+ COMIC - EL OLOR DE PAPÁ

by - MICHAEL MITCHELL 



13.2.16

¿ QUE TE PARECEN LOS HUEVOS DE PAPA?



Mi nombre es Damián y esta historia empezó cuando yo tenía 18 años. Mis padres se habían divorciado hace varios años ya que hacía mucho tiempo que no se llevaban bien. Fue un poco traumático para mí y para mi hermano, Vivíamos en casa con mi madre, y los fines de semana lo pasábamos con nuestro padre. Por aquel entonces mi padre tenía 42 años, y aunque no era un adonis se conservaba bastante bien. Era bastante alto, delgado, fibrado y bastante peludo. Era algo que envidiaba porque yo tenía muy poco pelo en el pecho.

En el mes de agosto mi hermano decidió ir a un campamento de fútbol, para poder practicar e intentar entrar en un equipo. Así que durante 15 días mi padre y yo estaríamos solos en el apartamento que teníamos cerca de la playa.

Los veranos con mi padre eran muy divertidos, íbamos a pescar, a la playa, hacíamos deporte, nos llevaba a conocer sitios nuevos, quedábamos con sus amigos que eran muy divertidos y siempre acababan hablando de mujeres y dándome consejos. Siempre lo pasábamos bien.
El primer día de vacaciones fuimos a la playa un rato, y después fuimos a comprar para hacer una barbacoa, y mi padre compro muchas cervezas, según mi padre yo ya era un hombre y ahora podíamos beber juntos.
Después de pegarnos una buena comilona y bebernos 4 cervezas cada uno, nos tiramos en los sofás del apartamento a descansar un rato. Los dos estábamos solo con el bañador, un pequeño short. Al estar sentado frente a mi padre pude ver que uno de los huevos de mi padre casi se escapaba por la pernera de su bañador.

11.2.16

BUEN HIJO



Percibí una sonrisa maligna en su rostro, mientras me quedaba fijo y alelado mirándolo. Se puso el calzoncillo y un jersey y salió para el comedor rascándose el culo

Entré y lo vi acostado sobre la cama, sin afeitar, con greñas y con unas latas de cerveza y trozos de pizza por el suelo, mirando el partido de fútbol en la tele pequeña de la habitación de matrimonio. El cuarto apestaba a tabaco y a sudor, pues llevaba dos días sin apenas salir de ella, mi madre nos había dejado hacía un par de meses y encima mi padre había perdido su trabajo en la obra hacía una semana. La luz de la tele sólo iluminaba su corpachón velludo y fibrado y su cara de mala ostia. Soltó un potente eructo mientras seguía bebiendo.

- Miguelito tardas mucho en venir cuando te llamo. Qué estabas haciendo? Jugando con la mierda de videoconsola? Ven ponte aquí al lado y vamos a ver el partido. No me voy a quedar solo toda la puta noche! Ven.

Me apretujé a él mientras me pasaba un brazo por la espalda pero yo no podía mirar la pantalla porque estaba concentrado en el olor y el calor de su cuerpo que me invadían y mi polla cosquilleaba. Poco a poco se fue quedando dormido. Sin que se diera cuenta le di un beso en la mejilla. Apagué la tele, me metí dentro de la cama, me quité el pantalón del pijama y me introduje de cabeza dentro de la manta. Olía muy fuerte a mi padre. Inspiré muy profundamente y empecé a masturbarme por el morbazo que me daba. Me atreví ir un poco más allá y noté su polla morcillona que se le salía de la bragueta de su pijama viejo. Chupé con la punta de la lengua el prepucio húmedo y poco a poco conseguí ponérsela dura mientras él roncaba y yo lamía frenéticamente sin atreverme a mamarla entera para no despertarlo. Me corrí enseguida, pringando sin querer las sábanas, y me dormí al rato con la mano sobre su pecho peludo y mi nariz a pocos centímetros del sobaco sudado de mi padre que olía de maravilla para mí.

A la mañana siguiente era lunes 

5.2.16

MI DESEO CARNAL HACIA MI PADRASTRO ANDRES.

Este relato nos lo envía nuestro amigo Jesús.  Espero que lo disfrutéis.
Mi padrastro es alto como de 1.80, unos 90 kg, nalgón, viste siempre de vaquero: jeans ajustados que dejan apreciar demasiado bien sus nalgas, sus bien formadas piernas, y su verga que si le prestas atención te das cuenta de que siempre la tiende para el lado de derecho y si lo miras con más atención podrás casi apreciar la forma del glande de su verga. Camisa vaquera a cuadros, ajustada de los brazos y pecho dejando ver la gran cantidad de vellos en él. Guapo. A sus 45 años ya contaba con unas canas por el área de las sienes que lo hacía lucir aún más atractivo. Es arquitecto y tiene una empresa de construcción.
Yo contaba con 13 años cuando mi madre me lo presento como su novio; me impacto su forma de dirigirse, muy propio, muy educado y muy caballeroso con mi madre.
Después de 1 año de noviazgo nos fuimos a vivir a su casa en el Estado de Texas en Estados Unidos. El me enseño a jugar Baseball, Football americano, me enseño a rasurarme. Después de un tiempo ya no me dirigí hacia él como Andrés, sino como papá. Llego a ser un buen muy padre para mí y algo más…

31.1.16

ENCUENTROS POR CHAT



Hola, me llamo Isaac y esto ocurrió hace ya unos cuantos años, cuando tenia 18 años.

Para empezar me describiré, soy moreno, con el pelo ondulado y los ojos verdes, 1,75 y por aquel entonces yo era bastante delgado y un poco tímido.
Bien, lo que les voy a contar sucedió una tarde cualquiera mientras estaba aburrido en mi casa, me metí en el chat como muchas veces hacia para buscar algún chico con quien charlar y si se terciaba quedar con el, eso si, siempre en secreto, sin que se entererase nadie de mi familia ni nadie que me conozca, aun no había salido del armario y me daba mucho apuro que alguien pudiera enterarse de mis gustos.

Entre en el chat buscando algún tío guapo y cachondo pero no encontraba a nadie interesante, hasta que me abrió un privado un chico, su nick era bastante revelador: pollon21cm.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...